viernes, 1 de enero de 2021

Como afectan las temperaturas extremas a nuestras mascotas

Todos sufrimos, de un modo u otro, las consecuencias de las temperaturas extremas. Y nuestras mascotas no son una excepción. Las temperaturas muy bajas o muy altas pueden afectar tanto su salud como la nuestra.

“El tiempo está loco”. Esta frase se repite, en distintos idiomas, tanto en el hemisferio norte como en el hemisferio sur. Lluvias torrenciales, inundaciones, sequías, intensas olas de calor o de frío, son algunas de las manifestaciones climáticas que nos llevan a realizar esta afirmación.

Los gases de efecto invernadero tienen consecuencias en la alteración del clima a escala planetaria; esto quiere decir que nos enfrentamos a la modificación no solo de la temperatura, sino del patrón de lluvias, la circulación del aire y las corrientes oceánicas y la incidencia de fenómenos extremos, tales como sequías y olas de calor, pero también huracanes, lluvias torrenciales e inundaciones, heladas y nevadas.

Si bien todos los seres vivos que habitamos este planeta tenemos una cierta capacidad para adaptarnos a los cambios de temperatura, en las condiciones actuales este proceso de adaptación se ve dificultado por lo inesperado de algunos fenómenos y por la velocidad con la que se producen estos cambios.

Mientras hacemos el “mea culpa” y tratamos de modificar las actitudes que nos han llevado hasta esta situación, lo cierto es que tenemos que enfrentar las consecuencias de las temperaturas extremas, que ponen en riesgo no solo nuestra salud sino también la de otros seres vivos.
Y como propietarios orgullosos y responsables de nuestras mascotas, vamos a tratar de facilitarles las cosas, mejorando sus posibilidades de enfrentar estos fenómenos que, sin duda, ellos no provocaron!

Consejos En El Cuidado De Las Mascotas Frente a Las Altas y Mas Constantes Temperaturas Que Ellas Enfrentan Hoy En Día

El intenso calor puede provocar o agravar enfermedades en perros y gatos, especialmente si son cachorros o muy mayores. Los perros y los gatos casi no pueden transpirar, porque tienen pocas glándulas sudoríparas; por lo tanto, la única forma que tienen para eliminar el exceso de calor es jadeando.

Debido a la conformación de su paladar blando, los perros que tienen hocico corto, como por ejemplo, los Bull Dogs, Bóxer, Pequineses y Shihtzu entre, otras razas, presentan mayores dificultades para jadear correctamente, incrementando su riesgo de tener un golpe de calor.

Las principales señales de que nuestra mascota está experimentando un “golpe de calor” son:
- jadeo rápido
- mucha baba
- piel caliente
- temblor de músculos
- vómitos
- mirada aturdida

Frente a Señales De Un Golpe De Calor, Los Especialistas Recomiendan:

- Mover al animal hacia la sombra o hacia un área con aire acondicionado.

- Refrescarlo inmediatamente envolviéndolo en una toalla empapada de agua fresca (no fría), colocándolo dentro de una tina con agua fresca o echarle agua fresca encima. También se le puede colocar una bolsa de hielo en la cabeza.

- Permitir que el animal beba pequeñas cantidades de agua fresca o hacerle lamer cubos de hielo.

- Si los síntomas persisten, llevar al animal con su veterinario de inmediato.

Para prevenir el golpe de calor, el Centro del Cuidado y Control de Animales de Fort Worth nos advierte sobre una serie de precauciones que debemos tomar con nuestras mascotas:

- Proveerles suficiente agua fresca y mantenerlos dentro de un lugar ventilado y con sombra.

- No dejar a las mascotas dentro de los autos por ninguna razón a ninguna hora del día.

- Sacarlos a pasear o dejarlos al aire libre solo a la mañana muy temprano o al anochecer.

Evitar las horas de mayor temperatura.
- Reducir la ración de alimentación.

- Evitar el pavimento caliente y ser cuidadosos en la playa. Las almohadillas de las patas son muy sensibles y se queman fácilmente.

- Las mascotas con pelo corto y las que tienen la piel rosada o el pelo blanco tienen más probabilidades de quemarse. Por lo tanto, hay que controlar la exposición al sol, limitando el tiempo de exposición y proporcionándole sombra.

También Conozca Que Hacer Para El Cuidado De Las Mascotas Frente a Las Bajas Temperaturas (Que son cada vez mas intensas y frecuentes)

El tiempo frío puede ser duro para las mascotas, al igual que para las personas. El frío intenso puede provocar o agravar problemas de artritis, obesidad y enfermedades respiratorias (entres estas últimas, la más grave es la neumonía que puede ser mortal, especialmente para los gatos).

Los Especialistas Recomiendan:
- Mantenerlo dentro del hogar en las horas más frías (especialmente, de noche). Si nuestra mascota debe permanecer en el exterior, debemos proporcionarle un lugar para su refugio.

- Reforzar su alimentación, ya que requieren de un mayor aporte de calorías.

- Para evitar la obesidad y el sobrepeso, continuar con una rutina de ejercicios o paseos al aire libre, siempre que las temperaturas lo permitan. En el caso de los gatos, una pluma o un ovillo de lana pueden ser suficientes para incitarlos al movimiento.

- Si lo bañamos o se moja con la lluvia, secarlo inmediatamente y no exponerlo a corrientes de aire.

- Para dormir, proporcionarle una cama abrigada sobre una base aislante, para evitar el frío del piso.

- Revisar el plan de vacunación, para que estén inmunizados.

- El uso de ropa y accesorios solo es recomendable para animales más ancianos, que puedan tener problemas de artritis. En otros casos, no es necesario porque tanto el perro como el gato pierden calor por las almohadillas de las patas, por el hocico y por las orejas. En lugares con nieve, se les puede colocar unas botitas especiales, para proteger las almohadillas.

Estos son solo algunos ejemplos, para entender los efectos de los cambios climáticos que estamos experimentando últimamente en todo el mundo. Seguramente cada uno de nosotros podemos aportar nuevas ideas para hacer más saludables y posibles las vidas de nuestras tan preciadas criaturas. Si las compartimos y las difundimos, NOS BENEFICIAREMOS TODOS.

Controlar las pulgas de nuestra mascota

Como la mayor parte del ciclo se realiza en el ambiente, sin un tratamiento adecuado del mismo, no resolveremos jamás el problema. El veterinario puede facilitarle preparados antipulgas de buena calidad. Los productos modernos contienen reguladores de crecimiento del insecto, que atacan al ciclo vital de la pulga (como un control de la natalidad para pulgas), evitando así la contaminación del entorno.

Para establecer un control del problema tenemos básicamente tres tipos de medicaciones: los adulticidas (que sólo combaten las pulgas adultas), los reguladores del crecimiento (que combaten los estadios inmaduros, “pupación”) y los inhibidores del desarrollo (que previenen la eclosión de los huevos).

Los nuevos preparados son eficaces y se aplican con facilidad: simplemente separe la piel en la base del cuello y aplique el contenido del vial sobre la piel de su perro.

Aunque comencemos tratando a los animales y al ambiente, existe un “periodo ventana” en el cual ninguna de éstas medicaciones son efectivas a corto plazo. ¡Tampoco hay que olvidarse de los huevos que ya estaban en el ambiente antes del inicio de nuestro tratamiento! Estos huevos seguirán su ciclo. Por lo tanto, el control definitivo del problema puede llevarnos varios meses. Paciencia…

Recuerde también que las pulgas de los perros no se limitan necesariamente a vivir en estos animales. Serán igual de felices alimentándose de su sangre. Por ello, si nota picaduras de pulga lleve inmediatamente a su perro al veterinario. Acostúmbrese a examinar el pelo de su perro regularmente y busque motitas negras, ya que constituyen uno de los primeros indicios de un problema de pulgas.

Otra forma útil de saber si su perro tiene pulgas es el test de la gasa con alcohol.

martes, 29 de diciembre de 2020

¿Son más infieles los hombres o las mujeres?

Hay una teoría entre los sexólogos que se conoce como el "sindrome del noveno día" que dice que no es recomendable que las mujeres dejen a sus parejas solos durante más de 7 u 8 días,  y es que según estos investigadores, "cuando los hombres se pasan mucho tiempo sin contacto físico entran en pánico, y por lo general necesitan comprobar con alguna mujer que su cuerpo funciona de manera correcta".

Si incluimos masturbarse como una infidelidad, entonces está claro que los hombres ganan por mayoría aplastante, y es que según otro estudio realizado por la página www.videosxxxtop.com casi el 90% de los hombres casados o con pareja estable visitan páginas para adultos casi a diario, en cambio solo un 22% de las mujeres lo hacen. Cuando un hombre casado se sienta delante de un ordenador para buscar este tipo de contenido, el mismo estudio indica que lo hace para buscar porno gratis de maduras, sobre todo en España, donde es la temática que más triunfa y con mucha diferencia entre los hombres. Ellas en cambio prefieren la calidad, de ahí que prefieren buscar porno HD, el sexo lesbico y los videos de chicas guapas.

¿Cuáles son las profesiones más infieles?
Otro de los datos que llaman la atención de este y de otro muchos estudios de sexología que han visto la luz recientemente, indican que hay unas profesiones más infieles que otras, de hecho los profesionales de la salud cuentan con el honor de ser la profesión con más infieles del mundo laboral... médicos, enfermeras, celadores, etc conviven muchas horas juntos y pasan muchas guardias juntos, y seguramente este sea el principal motivo por el que tengan el gran honor de ser la profesión más infiel. En el segundo puesto están los profesionales de los medios de comunicación y cerrando el pódium se encuentran los actores y actrices del cine.

Pero... ¿Quiénes son más infieles, los hombres o las mujeres?
Pues hace unos años eran más infieles los hombres, pero en pleno siglo XXI y con la liberación de la mujer, es ésta la que es más infiel según los últimos estudios. Según un sondeo realizado a 1000 personas más del 54% de las mujeres confesó haber sido infiel en algún momento de su vida, y solo el 47% de los hombres lo reconoció. Eso sí, existe una gran diferencia entre una infidelidad masculina y una infidelidad femenina, mientras un hombre es infiel únicamente por sexo, un mujer lo suele hacer más por sentimiento.

jueves, 24 de diciembre de 2020

Cómo saludar a un perro

¿Sabemos como debería ser el primer contacto con un perro? ¿Sabemos realmente cómo debemos comportarnos para que ELLOS reciban las señales adecuadas? NO, son las que nosotros estamos pensando que reciben según nuestra “percepción  humana”. El 95% de las personas saludan a los perros como si se tratara de  una persona. Los perros prestan atención al conjunto de nuestras “señales”,  e interpretan nuestro lenguaje corporal, nuestros olores, sonidos, etc de manera muy diferente a como lo haría una persona. Lo que para nosotros significa una cosa, para ellos puede ser justo lo contrario.

Las personas humanizan a sus perros, se cierran en banda y dicen que les quieren mucho y que…  “el me entiende cuando le hablo”…  Sí, estamos de acuerdo que les queremos mucho, y que podemos llegar a tener vínculos excepcionales con nuestros perros. También aceptamos que les hablamos, les metemos unos choreos y charlas de mucho cuidado….todo esto lo hacemos todos, es natural e importante. Aquí lo que cuenta y lo que el perro recibe es la buena energía, en su caso mala, si lo que sentimos es un enfado. Ellos sabrán interpretar nuestra actitud, lo que nos sale del corazón.

OJO, no confundamos esto, con tener unas vías claras de comunicación con nuestro perro u otros perros en general, a la hora de exigirle obediencia en una situación determinada. Un lenguaje claro, que ÉL pueda entender y viceversa, que nosotros sepamos entender sus señales. Esta comunicación es de dos vías, no solo lo que  yo quiero que haga, sino también poder reaccionar a su comunicación hacia nosotros. Estamos hablando de un lenguaje muy sutil, muy definido, tiene su “propio vocabulario”. Los perros no entienden el significado de las palabras, asocian una palabra con determinadas acciones, siempre y cuando nos hayamos ocupado de enseñarle.  Como vocabulario entendemos el conjunto de señales que ellos pueden percibir, SONORAS, OLORES,  y VISUALES. El problema de la comunicación entre perros y personas radica en la diferencia de como ambos interpretan una misma señal.

Hoy solo queremos enfocarnos a las señales de saludo entre perro desconocido y persona. ¿qué tenemos que tener en cuenta? Aunque profundizaremos en este tema en otros post.1. Si nos vemos en una situación con un perro que no nos conoce, aunque nos conociera y fuera de “tipo desconfiado”, debemos dejar que EL se acerque a nosotros. Si vemos que no lo hace, le dejamos y no insistimos. Ni llamándole  con señales y gestos raros.  Si  no quiere saludarnos o que le toquemos, hay que respetarlo, por mucho que nos gusten los animales. Si tenemos cualquier duda sobre el posible comportamiento del perro, nos quedamos quietos, ignoramos su presencia “esto , a veces es muy difícil”, no le miramos y menos todavía a los ojos “sería una señal de reto, dominio”, le mostramos nuestro lateral, siempre tenerle vigilado de reojo o espalda (ojo con esto). Muy lentamente nos alejamos , nunca echaremos a correr, en su defecto mantener una distancia de seguridad prudente.

2. Si se acerca y nos quiere saludar, dejarle que nos huela, sin tocarle, pasaremos de él, le ignoramos, no nos agacharemos para tocarle ni cogerle, no nos inclinaremos hacia él para hablarle . Una vez que nos haya fichado, podremos acariciarle debajo del hocico, en el pecho o lateral del cuerpo. No en la cabeza, no le abrazamos, esto vale especialmente para los niños pequeños, que tienden a cogerles y abrazarles. Un perro interpreta esto como una señal clara de intento de dominio sobre él. Si el perro nos pide atención, mimo etc, si nos es posible, no responder enseguida a su petición, esperar un rato, y dárselo después, tanto mejor.

3. No gritaremos, no le excitaremos con la voz, mantendremos una voz calmada y suave, no emitiremos sonidos extraños, debemos realizar movimientos lentos y suaves por nuestra parte. Si estamos calladitos mejor.  No le excitaremos para que se ponga “como una moto”, ya que de repente deja de gustarnos, se pone pesadito, nos salta…, y le pedimos que YA, YA ESTA BIEN. Él no lo entiende, nos cansamos y nos enfadamos. EL saludo debe ser más bien frio, aséptico, “soberano”. Debemos tener claro, que si interactuamos con un perro, “que quiere comunicarse con nosotros”, EL nos va a corresponder. Basta una mirada, un gesto, unos sonidos, etc…Midamos lo que hacemos y lo que vamos a provocar en el perro, ANTES DE HACERLO.

4. Ante un perro que no conocemos, no sabemos cómo puede llegar a reaccionar debido a determinados gestos nuestros, aunque hayamos tenido la mejor de las intenciones. Hay que ser cautos, sobretodo, ya que muchos dueños, realmente  no conocen, ni controlan a sus perros. Si nos volvemos a encontrar con los perros, ya habrá tiempo para confianzas. En todo caso, siempre es recomendable ir lentamente, ver cómo va reaccionando el perro con nosotros en el tiempo.

Esto podría ser un escenario normal, como comportarse frente a un perro que no conocemos. Aquí damos por hecho que no llevamos nuestro perro con nosotros. ¿Cómo saludar a un perro, yendo con el nuestro ? lo podréis ver en  uno de los próximos post. Nota: ¿A ti te gusta que te besen o abracen sin haber dato tu permiso, o expresado tu aprobación? ¿te gusta que te saluden  todas las personas que pasan por la calle, te toquen la cabeza, te den un abrazo y un beso? A los perros tampoco les gusta y les sometemos exactamente a esto. Luego nos sorprendemos de su reacción…

miércoles, 4 de noviembre de 2020

Cómo pasear con nuestro perro

 Cómo pasear con nuestro perro y aprovechar al máximo el tiempo que estamos con él. Cómo interactuar con nuestro amigo, como jugar con él, como combinar obediencia con juego. Aunque solo tengamos 10 min, éstos se pueden aprovechar al máximo. Hay que tener en cuenta que la obediencia en un perro se "cultiva" de manera continuada, muchos pocos hacen un mucho. El paseo es uno de esos momentos que debemos aprovechar para dedicarlo al máximo a nuestro perro. Salir con alegría, no tomarlo como una obligación, él se lo merece,  no quiero ni  mencionar, CUANTO LO NECESITA. La mayoría de los "dueños perrunos" no son conscientes de la importancia de los paseos , hay que llenarlos de contenido, vida, energía positiva, alegría, experiencias nuevas, para que aporte en positivo a la relación con nuestro perro. El paseo no solo es ejercicio, sino supone un momento clave para que el perro pueda comunicarse e interactuar con el mundo exterior a su casa. piso, jardín etc. Percibir y acostumbrarse a los ruidos, olores, personas, animales, bicicletas, motos, corredores, niños chillando y un laaaargo etc. La calle es el mejor campo de entrenamiento, en el cual podemos practicar de todo, nos ofrece diferentes niveles de dificultad para todo tipo de ejercicios. Siempre hay algo nuevo que enseñar. El perro siempre está dispuesta a avanzar…¿LO ESTAMOS NOSOTROS? Seamos sinceros con nosotros mismos, si el perro sale una media de 1-3 veces al día, con  10-20 minutos como duración media, siete días a la semana, 30 días al mes, si sumamos el tiempo, pues son muuuchas horas. Las cuales, si aprovecharemos realmente este tiempo, más de un perro tendría una obediencia mucho mejor y trabajada,  de la que tiene. Lo que pasa es, que SOMOS MUY PEREZOSOS y CÓMODOS. Nos falta una toma de conciencia, nos falta conocimiento al respecto y cambiar "ese chip". Si tanto nos cuesta sacar al perro y nos supone un sacrificio, y el paseo supone un aburrimiento para los dos, y encima nos sorprendemos que las cosas van mal, buscando los problemas y culpa en nuestro amigo… la pregunta es ¿POR QUÉ TENEMOS UN PERRO?

Bien, como siempre, dicho esto, os proponemos como estructurar el paseo, para aprovechar el máximo ese tiempo tan valioso. Pensaremos brevemente en nuestro estado emocional, vayamos con actitud alegra y positiva. Nos llevaremos  premios y un juguete solo para los paseos, que no estará a disposición del perro en casa, puede ser una pelota, aro de goma etc. Dependiendo del nivel de obediencia que tenga nuestro perro, aconsejamos siempre una correa larga de 8 m, de rastreo. Nos sirve para tener controlado al perro en todo momento y practicar  ejercicios. Este tipo de correa sirve  para trabajar, NO para que valla tirando  de ella como una correa larga. Nos da seguridad y en consecuencia transmitimos una energía segura al perro, no nos podrá torrear ni escapar en ningún momento. Independiente a la duración del paseo, debemos intercalar tramos de juego con otros de obediencia y práctica de acciones aprendidas, como el junto, sienta, tumba, quieto etc. El juego en sí mismo es un premio, después de tramos de trabajo, le planteamos juego y que esté un poco a su bola. Bajar la "tensión" del trabajo. Es preferible que los tramos de trabajo no duren demasiado, pero que sean frecuentes, en torno a  5-10 min. Debemos aprender a jugar con su nivel de energía, "que se ponga el chip de trabajo" y después relajarle, animarle. Si estructuramos un paseo, con diferentes contenidos y dinámicas, no se va aburrir, se lo pasará muy bien. Que aprenda jugando, que vaya consolidando su nivel de obediencia mediante una dinámica amena, sorprendámosle una y otra vez, rompamos la rutina. Intentemos repasar el conjunto de lo aprendido, cambiando el orden y dinámicas, no seguir un ritmo fijo todos los días. Seamos creativos, siempre de menos dificultad, aspirando poco a poco a un mayor nivel de dificultad. Busquemos diferentes escenarios para practicar. El que obedezca en un determinado entorno, no quiere decir que lo haga en otro. Nosotros nos lo vamos a pasar mucho mejor, interactuando con nuestro perro, le transmitiremos energía positiva, NO pasividad ni resignación, aburrimiento. Según veamos como avanza el nivel de obediencia, nos motivaremos para seguir avanzando, probar ejercicios nuevos, veremos los que supone enseñarle cosas nuevas. El conjunto de nuestra relación con el perro mejora e intensifica, nos entenderemos mucho mejor. Durante el paseo cuando nuestro perro no obedece, nos enfadamos, incluso lo acortamos  para castigarle, porque hemos perdido, la ya, de por si poca  energía, con la que hemos iniciado el paseo. Con esta actitud empeoramos todo, la relación con nuestro perro se debilita en su conjunto. Le echamos la culpa de todo, pero esto no es más que una escusa para satisfacer nuestro ego, la realidad es otra muy diferente. No admitimos que no le estamos dedicando el tiempo suficiente, ni tenemos la capacidad, ni el nivel de conocimiento para educar el perro. BUSQUEMOS APOYO PROFESIONAL, seamos autocríticos. Salir de paseo, para que "haga sus cosas", en correo, o suelto a su bola pasando, en ambos casos sin interactuar con él, no significa "dedicarle tiempo". Una obediencia asentada nos la tendremos que trabajar en continuidad, pero no esperemos obtener resultados, si optamos por lo cómodo y la desidia

Para terminar, aunque seguiremos indagando en este tema en futuros artículos, queremos resaltar la esencia.

No se trata de ser unos obsesos de la obediencia, ésta es consecuencia de un trabajo continuado, unos hábitos, unas rutinas. El objetivo principal, es fortalecer la relación con nuestro perro, esto lo haremos con un nivel de energía adecuado, positivo e comunicándonos con él.  Ejercitando el conjunto de las aptitudes del perro, tanto físicas como "mentales". Estrechar esos vínculos que nos unen, no solo seamos el que le da de comer y sacar “hacer sus cosas”.  

jueves, 10 de septiembre de 2020

Adiestramiento canino

El adiestramiento canino consiste en ofrecer una educación al perro para aprender a vivir en sociedad y respetar las normas indispensables para su propia seguridad y para la de su propietario. Es un proceso que requiere algo de tiempo y dedicación y sobre todo, un esfuerzo por parte del dueño para ENTENDER al perro. Él se comunica con nosotros a través de sonidos, mímica, posturas y acciones que si sabemos interpretar, conseguiremos facilitar el adiestramiento y mejorar la relación con nuestro perro. Lo ideal es iniciar el adiestramiento desde el día en el que adquirimos al perro, ya sea adulto o cachorro (a partir de los 2 meses de edad), pero puede introducirse en cualquier momento. Lo único que debes tener en cuenta es que el tiempo  del adiestramiento quizás sea algo más largo, pero el perro siempre estará dispuesto aprender si sabes cómo hacerlo.

Antes de empezar a enseñar órdenes al perro, debemos ganarnos su confianza, y para ello, es básico crear un buen vínculo entre el perro y el propietario.

Si eso ya lo hemos conseguido, debemos trabajar la jerarquización, que dependiendo del carácter del perro y del dueño, podrá llevar más o menos tiempo. En el caso de perros muy jerárquicos, incluso deberá realizarse durante toda la vida del animal. El perro debe respetar a su dueño y a todos los miembros de la familia y nunca debemos permitirle muestras de dominancia hacia nosotros. Esta fase del adiestramiento también se trabajará implícitamente en las siguientes. Los perros a diario generan una gran cantidad de hábitos que no todos ellos son buenos para la convivencia. El aprendizaje de buenos hábitos en casa constituirá la siguiente fase de adiestramiento. Para ello, deberemos observar atentamente a nuestro perro y reforzar aquellos que son buenos para el objetivo que queremos alcanzar. Decidir el lugar dónde dormirá el perro, los lugares dónde le negaremos el acceso (por ejemplo, una habitación en concreto), conseguir que no pida en la mesa durante las comidas, que no ladre cuando suena el timbre, que aprenda las normas de aseo, a quedarse solo en casa, y a no tirar de la correa durante el paseo, son algunos de los ejemplos de todo aquello que el perro puede aprender a través de esta fase de adiestramiento.

Si lo que queremos es que el perro obedezca órdenes a distancia y, por ejemplo, en presencia de otros perros, estaremos hablando de una obediencia más avanzada que con tiempo y dedicación, podremos conseguir si ese es nuestro objetivo. Independientemente del adiestramiento que decidamos aplicar con nuestro perro, necesitaremos material para ello, ya sean correas de diferentes medidas, collares de un tipo en concreto, premios y golosinas, o juguetes que le resulten divertidos.