viernes, 1 de enero de 2021

Controlar las pulgas de nuestra mascota

Como la mayor parte del ciclo se realiza en el ambiente, sin un tratamiento adecuado del mismo, no resolveremos jamás el problema. El veterinario puede facilitarle preparados antipulgas de buena calidad. Los productos modernos contienen reguladores de crecimiento del insecto, que atacan al ciclo vital de la pulga (como un control de la natalidad para pulgas), evitando así la contaminación del entorno.

Para establecer un control del problema tenemos básicamente tres tipos de medicaciones: los adulticidas (que sólo combaten las pulgas adultas), los reguladores del crecimiento (que combaten los estadios inmaduros, “pupación”) y los inhibidores del desarrollo (que previenen la eclosión de los huevos).

Los nuevos preparados son eficaces y se aplican con facilidad: simplemente separe la piel en la base del cuello y aplique el contenido del vial sobre la piel de su perro.

Aunque comencemos tratando a los animales y al ambiente, existe un “periodo ventana” en el cual ninguna de éstas medicaciones son efectivas a corto plazo. ¡Tampoco hay que olvidarse de los huevos que ya estaban en el ambiente antes del inicio de nuestro tratamiento! Estos huevos seguirán su ciclo. Por lo tanto, el control definitivo del problema puede llevarnos varios meses. Paciencia…

Recuerde también que las pulgas de los perros no se limitan necesariamente a vivir en estos animales. Serán igual de felices alimentándose de su sangre. Por ello, si nota picaduras de pulga lleve inmediatamente a su perro al veterinario. Acostúmbrese a examinar el pelo de su perro regularmente y busque motitas negras, ya que constituyen uno de los primeros indicios de un problema de pulgas.

Otra forma útil de saber si su perro tiene pulgas es el test de la gasa con alcohol.

No hay comentarios:

Publicar un comentario